NORMA ISO 37120 – Primer paso hacia la Ciudad Inteligente

Una de las necesidades primordiales de una ciudad inteligente es que se pueda medir de alguna manera como se están ofreciendo los servicios relacionados con la ciudad, públicos o privados.

En especial un Ayuntamiento se preocupará de cómo está ofreciendo los servicios que están en su mano, los servicios municipales. Para ello es necesario definir indicadores que permitan medir y hacer seguimiento de dicha medida. ¿Pero… como definir esos indicadores para que sean relevantes y duraderos en el tiempo?.

Esta es a veces una tarea compleja, los servicios municipales tienen su historia particular, de muchos años, casi siempre sufren una inercia operativa más que estratégica. Aun así, en muchas ocasiones,  han sido capaces de definir una serie de indicadores  propios que les permiten saber con qué nivel de calidad/cobertura/lo que sea, están dando su servicio. Pero… ¿son realmente relevantes?, ¿son comparables con el rendimiento del resto de servicios de la ciudad?, ¿son comparables con los de otras ciudades?.

Con la llegada del concepto de ciudad inteligente, suceden varias cosas que normalmente hacen que esto no sea suficiente:

1.- Los indicadores de rendimiento clave o utilizando el término anglosajón “KPI – Key Performance Indicator”, definidos hasta ahora, no eran necesariamente estándar, más que nada porque no existían estándares ni normas que los definieran.

2.- No eran comparables a los de los otros servicios municipales o los de un servicio homólogo de otra ciudad.

3.- Es preciso “transparentar” y “transversalizar” toda esta información para poder entender el estado de la ciudad, a través de cuadros de mando. Normalmente con el objetivo básico y esencial de poder tomar decisiones a nivel de ciudad.

Cuando empezamos en esto de las Smart Cities, alrededor de 2014, no había gran documentación formal en la que poder basarse para poder definir indicadores de ciudad o  que evaluaran el estado/rendimiento/cobertura de un servicio municipal determinado.

Resultado de imagen de ISO TRANSPARENT LOGOPor suerte, nos encontramos con la norma ISO37120 (ISO37120:2014) “Desarrollo Sostenible de Comunidades  – Indicadores para servicios y calidad de vida en ciudades“, en aquel momento, sólo disponible en la ISO, en inglés, estaba en proceso de redacción. Existía algún borrador al que tuvimos acceso y nos permitió basar la definición funcional de los KPIs de ciudades inteligentes.

En mi opinión, cualquier proyecto de ciudad inteligente, debe tener en cuenta este estándar como punto de partida o referencia básica para la definición de sus indicadores de ciudad.

Esta norma define y establece metodologías para un conjunto de indicadores para orientar y medir el desempeño de los servicios de la ciudad y la calidad de vida.

La norma, documenta o recoge cien indicadores categorizados en diecisiete temas sobre servicios municipales y calidad de vida:

  1. Transporte
  2. Planificación Urbana
  3. Alcantarillado y Tratamiento de Aguas residuales
  4. Suministro de Agua potable
  5. Economía
  6. Educación
  7. Energía
  8. Medioambiente
  9. Finanzas
  10. Respuesta ante fuego y emergencias
  11. Gobernanza
  12. Sanidad
  13. Ocio / Espacios de Recreo
  14. Seguridad Ciudadana
  15. Vivienda
  16. Residuos urbanos sólidos
  17. Telecomunicaciones e Innovación

La adopción de esta norma, puede tener una serie de beneficios, derivados del uso de unos indicadores estándarizados:

  • Gobernanza y  servicios de ciudad mas efectivos
  • Posibilidad de alinear objetivos y compararlos a nivel internacional
  • Toma de decisiones informadas para los responsables de las políticas y los administradores de las ciudades
  • Permite entrar en un proceso de aprendizaje entre ciudades
  • Apalancamiento para la obtención de financiación y reconocimiento en entidades internacionales
  • Marco para la planificación de la sostenibilidad
  • Posibilidad de atraer inversión a través de la transparencia y los datos abiertos
  • Este conjunto de indicadores conforman una base confiable de datos estandarizados a nivel mundial que ayudarán a las ciudades en la construcción del conocimiento básico para la toma de decisiones de la ciudad, y permitir una visión comparativa global.

Esta norma se puede cumplir a distintos niveles, que si se me permite, resumiría en dos, aunque recomendaría la segunda a cualquier ciudad mediana o grande:

  • Cumpliendo la norma informalmente: es decir, observando la definición de los indicadores de la norma, utilizar su diseño para implementarlos y utilizarlos como herramienta de medida en la ciudad, construir cuadros de mando basados en ellos pero sin llegar a certificarse en la misma.

  • Certificándose en la norma al nivel que considerasen. Esto implica, observar la norma en su definición de los indicadores, iniciar un proceso con la WCCD (World Council on City Data), entidad certificadora de esta norma a nivel internacional.

wccd_logo_bluEsto supone tanto un coste económico (pues la WCCD dedicará un equipo de consultoría y recursos para colaborar y auditar que los indicadores que se informan y se suben al portal de datos de ciudad son correctos y verificables) como recursos propios con el conocimiento debido por parte de la ciudad que desee certificarse en la norma. Algo que cabe tener en cuenta.

La WCCD ofrece diversos niveles de certificación, que varía en función del número de indicadores informados durante el proceso de certificación en la norma:

certification-levels

¿Qué ventajas adicionales tiene certificarse en esta norma más allá de que nos facilite la vida a la hora de definir los indicadores con los que medir los servicios municipales y el estado de nuestra ciudad?. Pues la comparabilidad con otras ciudades. También, poder disponer de un cuadro de mando público a nivel internacional, “opendata cities portal“, desde el momento en que se finaliza la certificación. Por supuesto, cierto prestigio a nivel internacional, como ocurre cuando se puede decir que se cumplen ciertos estándares de calidad en cualquier otra industria (v.g. normas de calidad ISO 9000 o normas de gestión de la seguridad de la información ISO 27000).

De todos modos, la norma ISO37120, no es la panacea, esto sólo es una ayuda, una guía en el principio de un potencial proyecto de ciudad inteligente. Hay otras muchas normas que nos pueden ayudar en el camino.

Resultado de imagen de aenor ctn178A nivel nacional, en España, AENOR ofrece la adaptación de la norma ISO37120 (UNE-ISO 37120:2015) asimismo disponemos de un conjunto de normas que el grupo de trabajo AEN/CTN  178 de ciudades inteligentes desarrolló, en concreto tres que considero indispensable tener siempre en cuenta:

  • UNE178104 Sistemas integrales de gestión de la Ciudad Inteligente.

Esta norma es importante en particular para todas las ciudades o administraciones (diputaciones por ejemplo) que deseen desarrollar servicios inteligentes de ciudad o región basadas en una plataforma de servicios de ciudad.

 

  • UNE178201 Ciudades inteligentes. Definición, atributos y requisitos.

Esta norma se asemeja a la norma ISO37120, ofrece una definición de “ciudad inteligente”, estructura los requisitos de una ciudad a través de un conjunto de  ejes Smart.

  • UNE 178202 Indicadores de gestión en base a cuadros de mando de gestión de ciudad.

 

También es interesante consultar las normas UNE 178301 sobre Datos Abiertos, que permite evaluar el grado de madurez de la apertura de datos elaborados o custodiados por el sector público de forma que se facilite su reutilización en el ámbito de las Ciudades Inteligentes. La norma UNE 178303, que establece los requisitos para una correcta gestión de activos de la ciudad.

Adicionalmente AENOR dispone de otras normas de ciudad inteligente producidas por los distintos grupos de trabajo AEN/CTN178, más orientadas a la gestión inteligente de servicios verticales: alumbrado,  residuos, transportes,…

  • UNE 178401      Alumbrado exterior. Grados de funcionalidad, zonificación y arquitectura de gestión.
  • UNE 178101-3 Infraestructuras. Redes de los Servicios Públicos. Parte 3: Redes de transporte.
  • UNE 178402 Gestión de servicios básicos y suministro de agua y energía eléctrica en puertos inteligentes.
  • UNE 178301 Ciudades Inteligentes. Datos Abiertos (Open Data).
  • UNE 178303 Ciudades inteligentes. Gestión de activos de la ciudad.
  • Y la norma UNE 178107 que ofrece una Guía para las infraestructuras de ciudad inteligente a nivel de redes de acceso y transporte, con distintas partes dependiendo del tipo de infraestructura:
    • Parte 1: Redes de fibra óptica
    • Parte 2: Redes inalámbricas de área  amplia (WAN)
    • Parte 3: Redes inalámbricas de área local, WLAN
    • Parte 4: Redes de sensores
    • Parte 5: Redes Móviles de Seguridad y Emergencia, SSE.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s